Ir al contenido principal

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Morrocoy Atómico

Todo comienza cuando salgo a las 7:00 am desde el terminal de La Bandera con dirección a Valencia, una vez en el Big low (terminal de Valencia) le pregunto a un señor donde tomo el bus para ir hasta Tucacas y amablemente me indica. Sigo el camino a mi destino por la vía de Morón, pasando por la refinería El Palito (una de las mas importantes de nuestro país). Mi intención era principalmente llegar hasta Chichiriviche, pero en el bus, me senté al lado de una señora con la que iba hablando, y me comentó que era mas seguro Tucacas, lo cual hizo que cambiara mi destino. En el camino me comentaba también de lo peligroso que puede llegar a ser las playas de Aroa, por las que íbamos pasando.  Llego al terminal de Tucacas, el cual es bastante pequeño. Tucacas al igual que Chichiriviche sirven de puerta de entrada al Parque Nacional Morrocoy.

En Tucacas hace menos calor del que me imaginaba. Tomo una camionetica que me deja justo donde se toman un tipo de pequeños camiones adaptados para el transporte de turistas y adentralos a las playas de Morrocoy. La entrada al Parque Nacional consta de un punto de control, se pasa por un puente, (debajo de el se encuentra el muelle donde se toman los botes hasta los Cayos); y se atraviesa una vegetación repleta de manglares. El Señor del camioncito me deja en la playa Punta Brava,  excelente, una playa llena de grandes rocas como sedimento que te permiten sentarte, de poca profundidad, y de un color azul  casi transparente, que te invita a bañarte y a disfrutarte cada minuto.




Me echo un increíble chapuzón, y luego aprovecho para almorzar, posterior leo un poco del libro que llevaba conmigo y me dispongo para regresar al terminal de Tucacas para llegar hasta Coro. Esta vez me toca caminar el largo trecho entre la playa y el punto de control, me deleita ver que una parte de la jungla de manglares hay algunas garzas que caminan y otras que vuelan libre como el viento.

Una cosa bastante preocupante es el nivel de contaminación que presenta el Parque Nacional Morrocoy, debemos estar conscientes de que es NUESTRO, es HERMOSO, y debemos CUIDARLO. Este es uno de nuestros parques con mayor diversidad, solo nos hace falta AMARLO un poquito mas. Otra cosa que se puede mejorar, es la seguridad; A ver, cuando viajé no hubo inconvenientes, pero los vigilantes/guardaparques que están en el punto de control de la entrada deberían tomarse la molestia de chequear los vehículos antes de que estos ingresen.  

Llego al terminal, espero solo un rato y llega el autobús que me llevará hasta Coro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Narrativas nuestras: Érase una vez en Venezuela

Luego de haber visto Érase una Vez en Venezuela en cine, el film venezolano que va camino a los Oscars, me convertí en un embajador no oficial del film y de su mensaje.  La realidad venezolana se plasma en un film que cubre aproximadamente 5 años y que captura no sólo el devenir de la crisis política en Venezuela sino que también captura la profunda crisis social y humanitaria y la fuerte desfragmentación del tejido social que atraviesa mi país.  Luego de haber donado a la campaña de recolección de fondos que realizó el film con el ánimo de financiar su camino a los Oscars, me fue enviado el link para acceder a la película en línea como retribución a mi donación. Organicé una noche de películas para ver junto a seres queridos este film y seguir promoviendo que más personas lo vean, lo sientan suyo y lo compartan.  Mi hermana, justo a mi lado durante la proyección de la película, pronunció dos frases que se quedaron en mi cabeza durante todo el film y que me motivaron a escribir esta en