Ir al contenido principal

Oscuro abril de 1994 - Ruanda

En abril de 1994 inició el proceso planificado de exterminio de la etnia Tutsi en Ruanda. En el período de tres meses 1 millón de almas fueron masacradas y desmembradas con machetes a lo largo y ancho de este país, esto equivale a la mitad de la población de Caracas. Dos tercios de la población de Ruanda fue desplazada, 2 millones de personas se refugiaron en países vecinos.  Las mujeres y los niños fueron los principales objetivos del genocidio para evitar que otra generación de esta etnia volviese a emerger.  El mundo observó desde lejos lo que ocurría y no hizo nada. Este es el hecho histórico que más verguenza genera en la comunidad internacional.  ¿Cuanto odio es necesario para que esto ocurriera? Mucho.  Este odio impulsado desde la prensa y fundamentado en divisiones coloniales y en rencores de la élite política fue el motor que movilizó el genocidio.  En Ruanda, nadie entiende bien como sucedió, muchos aún hoy no pueden creer lo sucedido. Es un proceso social traumático que aún

Los Chaimas: Eternos habitantes de la Cueva del Guácharo que se niegan a desaparecer

Enclavada dentro de la Serranía de Turimiquire se encuentra La Cueva del Guácharo, la cual recibe este nombre por el ave que habita en su interior (el guácharo), es la única ave frugívora nocturna provista con el mecanismo de ecolocación necesario para volar sin tropezar y para comunicarse. Esta ave presenta un plumaje marrón casi en su totalidad, con presencia de algunas plumas negras y de puntos blancos que se distribuyen en todo el cuerpo.


En torno a la cueva se han desarrollado numerosas historias, como que esta tenía otra entrada en Brasil y  que los guacharos realizaban el viaje desde Caripe a Brasil en búsqueda de la cobalonga (fruto que consumen principalmente). Historias que se han desmentido pues se ha verificado que la cueva solo tiene una longitud de 10.5 kilómetros y aunque eso la convierte en la tercera más grande de nuestro país (superada por la Cueva el Samán en Zulia y el Sistema Roraima Sur en Bolívar), le faltan muchos kilómetros más para llegar al Brasil y además también se ha verificado que los guácharos toman su fruto de los árboles presentes en el Cerro Negro. A pesar de esto, las cientos de historias de personas que se perdían dentro de la cueva y aparecían en Brasil y los cuentos que contaban los abuelos  sobre pasadizos secretos y portales quedaron en nuestra mente, y no sé ustedes pero yo no me atrevería a subestimar estas historias mientras hago un recorrido dentro de la cueva.
Lo cierto es que no solo nosotros le hemos atribuido misterios y misticismos a la Cueva del Guácharo. Con la llegada de los conquistadores a costas venezolanas los pueblos indígenas fueron obligados a desplazarse para evitar la muerte y esclavitud que traían consigo los españoles, uno de estos pueblos indígenas fueron los Chaimas pertenecientes a la etnia Caribe, quienes habitaban primeramente  la región de Casanay, Cariaco y Cumanacoa. Se fueron de sus asentamientos originales en búsqueda de la montaña, donde pudiesen estar seguros y se encontraron con una montaña virgen y una caverna que les brindaba cobijo, una fuente de agua y la grasa necesaria para preparar los alimentos y encender el fuego que los protegería del frío

Los Chaimas se designaban como “La Gran Semilla” y vivían de la horticultura, sus cultivos principalmente eran de yuca y maíz, no eran cazadores. A ellos en parte se les debe la tradición del Katcha  (Casabe) el cual realizaban con la Kichere (yuca agria)  al convertir en vida el ácido venenoso de dicha raíz. 

La familia la conformaba un yum, una zan, los mur y las yemchi (padre, madre, hijos e hijas, respectivamente) y cada tribu contaba con un piache (curandero), las relaciones entre las familias eran buenas pues se trataban como yacono-kon (amigos). Cabe recalcar que esta última palabra era de suma importancia, de hecho si había alguna familia enemistada dentro de la tribu los caciques actuaban como jueces de paz, o simplemente lo resolvían con un juego.


La Cueva del Guácharo era su mayor aposento, a la que le debían devoción y le dedicaban rituales.  De Dioses estaba repleta la cueva que al mismo tiempo era la morada de las almas de los Chaimas que morían y que aun salen de noche en forma de guácharos a recorrer las serranías cercanas.

Es toda una tarea imaginativa el despertarse temprano, asistir a la plaza del monumento y ver a los nobles y pacíficos Chaimas protegiendo cual guardianes la entrada de la cueva, mientras sus antepasados en forma de guácharos regresan al interior cargados de cobalonga.


Con el tiempo, los europeos se volvieron a encontrar con los Chaimas para desgracia de estos últimos. Aproximadamente en el año 1609 la cacica Urimare había convocado a la tribu Chaima a resistir a los españoles, sin embargo ella fue apresada y ahorcada en una plaza de Cumaná.  Luego en 1659 los misioneros capuchinos fundan la misión de Santa María de los Ángeles actual Santa María de Cariaco  con indígenas Chaimas arrebatados de Cumanacoa, desde allí se les hizo más fácil el acceso al Norte del actual estado Monagas para emprender nuevas misiones evangelizadoras y formadoras de pueblos.


Aunque muchos Chaimas de la región del Guácharo fueron tomados para formar parte de estas misiones, muchos otros se adentraron más a la montaña, por suerte. Muchos de los tomados para formar parte de las misiones murieron por el trabajo forzoso que realizaban y en las condiciones tan precarias en las que los mantenían.


En 1799 llegan a la Cueva del Guácharo, el alemán Alejandro de Humboldt y el francés Aimeé Bonpland acompañados de algunos misioneros e indígenas Chaimas. Los Chaimas  como máximos protectores de la cueva solo lo autorizaron para llegar hasta donde se logra ver el último rayo de luz del sol a 422 metros de la entrada, porque no sabían cómo podían responder los espíritus de sus antepasados si se adentraban más allá en la oscuridad. A pesar de que la obra de Humboldt fue la que tuvo mayor divulgación dentro de la sociedad europea y la que atrajo mayor interés sobre la cueva, él no fue el primero en adentrarse y escribir sobre ella.

En el año 1660 se escribe el primer documento en el que se nombra a la cueva, era una carta escrita por el Padre Agustín de Frías al obispo de Puerto Rico. El primer documento impreso donde se menciona a la cueva se le atribuye al Padre José de Carabantes. En 1674 los indígenas realizan un ataque en contra de los misioneros y estos últimos se ven obligados a refugiarse en el interior de la cueva, entre ellos estaba el Padre Francisco de Tauste quien en 1678 presenta la primera descripción de la cueva, de su río interno, sobre su boca, el ave, etc, y además publica en España el vocabulario de los indios Chaimas por lo que fue premiado con el cargo de misionero superior de la provincia de Cumaná.

Los Chaimas hoy en día son muy pocos, se encuentran de forma dispersa, su cultura se ha ido perdiendo, el contacto con los Tuponache (blancos) les afectó en gran parte. Hoy se cierne sobre ellos el olvido inminente de una etnia que se resiste a desaparecer y que le ha dado tanto a la región nororiental venezolana, mientras tanto La Cueva del Guácharo guarda todavía en sus entrañas la fuerza espiritual del pueblo Chaima.

Foto de Miguel Moya


Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

El Saladillo: Color y Más Color.

El Saladillo es un sector popular de Maracaibo, símbolo regio de la zulianidad. Sus calles y sus casas son una auténtica mezcla de sentimientos y tradiciones. Unos colores vibrantes que se le mete a uno las venas y nunca se le sale del pensamiento. Estas calles han sido fuente de inspiración para numerosos poetas y gaiteros. Su gente está muy conectada con la Virgen de la Chiquinquirá. Fue una de sus habitantes, María Cárdenas, quien se encontró –mientras lavaba en el Lago- una tablita que mostraba lo que parecía ser una imagen religiosa a la que no le tomó importancia hasta que los milagros comenzaron a suceder y, fue así como en El Saladillo comenzó la devoción hacia la Chinita. Este sector data del siglo XVIII y sus casas fueron construidas de tal manera que aguantaran el inclemente sol que hace en estas tierras sin que sus propietarios se achicharraran por el calor en el interior de estas. Construidas frente al lago –en su costa occidental- con calles que conducen

Consecuencias psicosociales de los conflictos

Rosa no ha podido volver a dormir en su cama desde el enfrentamiento entre las Fuerzas del Estado y los grupos del crimen organizado en la comunidad de la Cota 905 en Caracas, Venezuela. Rosa, además, ha estado presentando problemas de presión arterial y dificultad para retomar hábitos de su día a día e incluso socializar con sus vecinos. Rosa es víctima del trastorno de estrés postraumático, al igual que varios habitantes del sector. Durante tres días consecutivos la zona popular de la Cota 905 vivió una escalada de violencia en un conflicto que permanecía latente con escaladas intermitentes cada cierto tiempo. La Operación Gran Cacique Guaicaipuro, nombre que dio el Gobierno al operativo, solo puede ser comparable en la región con la Operación Orión emprendida en el año 2002 por el Gobierno de Colombia en una popular comuna de Medellín para acabar con la presencia de milicias urbanas de grupos guerrilleros. Ambas operaciones cargadas de fuertes prejuicios respecto a las zonas po