Ir al contenido principal

Oscuro abril de 1994 - Ruanda

En abril de 1994 inició el proceso planificado de exterminio de la etnia Tutsi en Ruanda. En el período de tres meses 1 millón de almas fueron masacradas y desmembradas con machetes a lo largo y ancho de este país, esto equivale a la mitad de la población de Caracas. Dos tercios de la población de Ruanda fue desplazada, 2 millones de personas se refugiaron en países vecinos.  Las mujeres y los niños fueron los principales objetivos del genocidio para evitar que otra generación de esta etnia volviese a emerger.  El mundo observó desde lejos lo que ocurría y no hizo nada. Este es el hecho histórico que más verguenza genera en la comunidad internacional.  ¿Cuanto odio es necesario para que esto ocurriera? Mucho.  Este odio impulsado desde la prensa y fundamentado en divisiones coloniales y en rencores de la élite política fue el motor que movilizó el genocidio.  En Ruanda, nadie entiende bien como sucedió, muchos aún hoy no pueden creer lo sucedido. Es un proceso social traumático que aún

El Mágico Picacho de Galipán

El Ávila está lleno de numerosos caminos que conducen a distintas partes y que enamora a todo el que lo visita, quizás sea por eso que los caraqueños se sienten orgullosos de él y es el lugar que más visitan los fines de semana.

Hace no mucho me dispuse a realizar una nueva ruta dentro del pulmón vegetal de la capital venezolana, después de una investigación en internet sobre los cientos de lugares que ofrece  me decidí por conocer el Picacho de Galipán en la cara Norte de la montaña, con una vista hacia la costa del estado Vargas.

Estaba pasando de esos días en los que la organización mental es escasa, donde necesitaba el contacto con la naturaleza para organizar ideas y proyectos que llegaban a mi mente pero en los que ninguno me centraba y creo que no pude haber elegido mejor lugar.
Me decidí a salir de casa un poco tarde pero aun de mañana, me fui a la parada de los Jeeps en Cotiza, la misma parada para llegar a Galipán y me monto rápido en la parte trasera de uno de ellos.

Aparte de mí, iban dos familias contrastantes entre ellas totalmente. Una de ellas formada por 5 integrantes que vivían en Galipán, el señor y sus hijos trabajadores del campo y la señora ama de casa, familia humilde pero con un sentido del humor envidiable. La otra familia formada por 3 personas, el señor era guardaespaldas de un reconocido militar, la señora era ama de casa y ambos tenían una niña hermosa.

Entre ambas familias inicio una conversación sobre el nivel de vida de cada una, el señor guardaespaldas estaba interesado en saber más sobre cómo es la vida que se vive en Galipán, creo que se sorprendió muchísimo cuando el otro señor le comento que ganaba 2000 Bs semanales comparado con los 15.000 Bs semanales que el guardaespaldas ganaba, dicho por él mismo. El guardaespaldas no podía creer que eso le diese para vivir, y realmente no le da pero por supuesto lleva una vida de menos excentricidades que el otro. 

Así sucede lamentablemente, quien siembra el alimento tiene un salario menor que el que protege a quien nos lo quita. Ese día yo andaba buscando la desconexión en la naturaleza, pero también me lleve una gran lección de humildad. El señor que cobra poco por su trabajo vive feliz con su familia, el sentido del humor nunca le falto en el camino, por lo que supongo que es igual en su casa, se ríe de las dificultades y se apoya en su familia para seguir adelante, cuando la cosa se pone dura es mejor estar acompañado.

Me bajo en el caserío de Boca de Tigre, se llega después que se pasa Los Venados, se conoce porque tiene algunas vendimias de dulces y de cachapas. En Boca de Tigre se encuentran tres caminos, que conducen a Caracas, Galipán y La Guaira respectivamente. Cercana a la carretera hay una entrada que tiene unas rejas, el camino es de tierra. Entre por allí pero en la entrada el camino se bifurca, tome el camino equivocado (el de la izquierda) así que me devolví, como estaba inseguro si el otro camino me conducía al Picacho regrese a la carretera y camine como unos 30 minutos, creí que estaba perdido, me encontré a un señor, le pregunte y efectivamente estaba perdido. El camino correcto fue del que dude, así que tuve que dar marcha atrás.

Regrese a las rejas, volví a entrar y tome el camino correcto (derecho a penas se entra), esto lo confirme con una pareja que venía de regreso y les pregunte. El camino es de tierra, al principio es suave, luego se complica un poco, pero nada que no se pueda realizar, cuando vas llegando el camino se hace de piedras, que te hacen cansar más rápido si no llevas los zapatos adecuados.

Al fondo ves unas antenas, es allí donde debes llegar. Para quien sufra de vértigo, mejor tenga cuidado, en algunas partes el camino es angosto y lo que se ve es aquel voladero. 
Desde ya se puede ir viendo el mar, pero es cuando llegas a las torres que logras ver el Puerto, Aeropuerto y la Costa del estado Vargas en pleno. Una panorámica que te enamora, puedes ver cómo llegan y como se van las embarcaciones, el sol te baña con su brillo y la brisa viene con olor a mar. Allí dejo que la brisa se lo lleve todo, lo que será, será.

Recomiendo visitar este lugar al atardecer, la luz y el momento son dignos. Dos horas de meditación en la cumbre fueron las justas para poner todo en orden en mi cabeza. Las montañas generan una paz que solo ellas pueden brindarte, ellas representan millones de años de evolución y de sabiduría. 

Muchos le atribuyen al Picacho propiedades mágicas, no sé si será verdad, lo que sí sé que es cierto es que quien lo visita le gustaría volver una y otra vez. Es el lugar perfecto para darse un respiro, para poner pausa al menos por un momento a la vida ajetreada de la ciudad, poner en orden ideas, darle un repaso a lo que estamos haciendo y regresar como una nueva persona. 

















Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

El Saladillo: Color y Más Color.

El Saladillo es un sector popular de Maracaibo, símbolo regio de la zulianidad. Sus calles y sus casas son una auténtica mezcla de sentimientos y tradiciones. Unos colores vibrantes que se le mete a uno las venas y nunca se le sale del pensamiento. Estas calles han sido fuente de inspiración para numerosos poetas y gaiteros. Su gente está muy conectada con la Virgen de la Chiquinquirá. Fue una de sus habitantes, María Cárdenas, quien se encontró –mientras lavaba en el Lago- una tablita que mostraba lo que parecía ser una imagen religiosa a la que no le tomó importancia hasta que los milagros comenzaron a suceder y, fue así como en El Saladillo comenzó la devoción hacia la Chinita. Este sector data del siglo XVIII y sus casas fueron construidas de tal manera que aguantaran el inclemente sol que hace en estas tierras sin que sus propietarios se achicharraran por el calor en el interior de estas. Construidas frente al lago –en su costa occidental- con calles que conducen

Consecuencias psicosociales de los conflictos

Rosa no ha podido volver a dormir en su cama desde el enfrentamiento entre las Fuerzas del Estado y los grupos del crimen organizado en la comunidad de la Cota 905 en Caracas, Venezuela. Rosa, además, ha estado presentando problemas de presión arterial y dificultad para retomar hábitos de su día a día e incluso socializar con sus vecinos. Rosa es víctima del trastorno de estrés postraumático, al igual que varios habitantes del sector. Durante tres días consecutivos la zona popular de la Cota 905 vivió una escalada de violencia en un conflicto que permanecía latente con escaladas intermitentes cada cierto tiempo. La Operación Gran Cacique Guaicaipuro, nombre que dio el Gobierno al operativo, solo puede ser comparable en la región con la Operación Orión emprendida en el año 2002 por el Gobierno de Colombia en una popular comuna de Medellín para acabar con la presencia de milicias urbanas de grupos guerrilleros. Ambas operaciones cargadas de fuertes prejuicios respecto a las zonas po