Ir al contenido principal

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

El Café

Un café para compartir con ustedes.


Su aroma enamora a muchos, su sabor a otros más; cuando se degusta hace magia, cuando se comparte hace amigos, puede hacer que una conversación se alargue más de lo esperado y puede que con su compañía demos tristes despedidas.

El café nos da la energía y la felicidad necesaria para empezar un nuevo día, si, la felicidad, el café tiene alto contenido de endorfinas que nos alegran las mañanas y nos alborota el paladar.

Nunca fui amante del café, hasta hace un año; desde entonces, mi café de las mañanas es sagrado. El Cafeto (planta del café) no es originario de América, ésta planta fue traída por los colonizadores y resistió tan bien el cambio de clima que es ahora en este continente donde se cultiva el mejor Café del Mundo.

Durante muchos años el café junto con otros rubros, fueron el motor de la economía de los países latinoamericanos y el sustento de muchas familias. El café fue causa de mucha explotación en estas tierras americanas y también ha sido la causa de muchas insurrecciones como la de 1932 en El Salvador.

En los últimos años los cambios climáticos y las malas políticas en el área de la agricultura han ocasionado que la producción de café se haya visto disminuida. En Venezuela el café es 100% Arábica y los principales estados en los que se cultiva el Cafeto son en Táchira, Mérida, Trujillo, Lara, Portuguesa, Monagas, Sucre y Anzoátegui.

Para que un Cafeto comience a producir frutos deberán pasar aproximadamente 4 años desde su plantación y una vez dé los frutos, que parecen una cereza, se procede a la recolección que se realiza manualmente, razón por la cual la industria cafetalera emplea a miles de personas.

Una vez recolectados se les retira la pulpa y los granos son extendidos en el suelo y cubiertos con una lona para realizar el secado, aquí pueden tardar hasta veinte días hasta que se proceda a tostar.

El secreto de esta bebida tan popular está en el tostado, verde es imbebible. Cuando ocurre el proceso de tostado aparece en la semilla del café más de 700 compuestos aromáticos. Una vez tostado ya está listo para ser molido. La mejor forma de degustar un café es moler sus granos al momento de prepararlo, de esta forma el sabor y su aroma están más frescos y concentrados.

La primera plantación de café que conocí fue en Santa María de Cariaco en el estado Sucre hace ya algún tiempo; pero fue en mi viaje a la población de San Antonio de Capayacuar y Las Puertas de Miraflores (Monagas) en el que tuve la oportunidad de conversar con auténticos cafetaleros, conocer las plantaciones y además degustar de dicho café cultivado, tostado, molido y preparado de forma artesanal allí mismito, es que hay que ver que nuestra tierra es dichosa y NO nos niega nada. ¡Gracias Venezuela por tanto!






Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Narrativas nuestras: Érase una vez en Venezuela

Luego de haber visto Érase una Vez en Venezuela en cine, el film venezolano que va camino a los Oscars, me convertí en un embajador no oficial del film y de su mensaje.  La realidad venezolana se plasma en un film que cubre aproximadamente 5 años y que captura no sólo el devenir de la crisis política en Venezuela sino que también captura la profunda crisis social y humanitaria y la fuerte desfragmentación del tejido social que atraviesa mi país.  Luego de haber donado a la campaña de recolección de fondos que realizó el film con el ánimo de financiar su camino a los Oscars, me fue enviado el link para acceder a la película en línea como retribución a mi donación. Organicé una noche de películas para ver junto a seres queridos este film y seguir promoviendo que más personas lo vean, lo sientan suyo y lo compartan.  Mi hermana, justo a mi lado durante la proyección de la película, pronunció dos frases que se quedaron en mi cabeza durante todo el film y que me motivaron a escribir esta en