Ir al contenido principal

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Guía para viajar a El Hatillo: Un pueblo cultural

El pueblo de El Hatillo, que en principio era conocido como “El Jatillo”,  comenzó siendo un lugar de paso para los arrieros que viajaban desde los Valles del Tuy hasta Petare, pero en 1773 Baltazar de León llego de Cádiz para asentarse en un lugar tranquilo, en alguna zona montañosa de Caracas donde descansar después de una vida ajetreada en contra de la Corona Española y se encontró con El Hatillo.

El entusiasmo, liderazgo y las ideas visionarias de Baltazar de León nunca cesaron, su energía lo lleva a constituir una comunidad y en 1776 inaugura la Iglesia de Santa Rosalía de Palermo, actualmente el símbolo cultural más importante de El Hatillo que finalmente es fundado en 1784.

El Hatillo es el principal lugar de disfrute y de descanso de los que viven en Caracas debido a la poca distancia. El Hatillo se encuentra ubicado al Sureste de la capital venezolana, y los fines de semana se encuentra repleta de personas que van en búsqueda de un poco de paz.

Este pueblo perteneciente al estado Miranda tiene un encanto propio, sus casas coloniales, de la época de Baltasar, la cultura que está presente en cada rincón y que los hatillanos muestran orgullosamente, sus dulces, su chicha, sus calles, sus plazas y sus iglesias forman parte de dicho encanto.

¿Cómo llegar?
Para movernos en transporte público hasta El Hatillo hay dos opciones. La primera es irse en metro hasta la estación Altamira, ubicarnos en la San Juan Bosco y dirigirnos al sur, exactamente al suroeste de Plaza Francia, desde allí se toma un MetroBus que llega hasta El Hatillo.

La segunda opción es irse en metro hasta la estación Chacaito, ubicarnos en la parte de atrás de C.C. Chacaito y cercano a este lugar salen una camioneticas hasta El Hatillo que llegan hasta el C.C. Paseo El Hatillo a solo dos cuadras de la Plaza Bolívar. El costo del pasaje es el mismo al de una unidad colectiva intraurbana (15 Bs para Octubre de 2015).

¿Dónde comer?
Quien va a El Hatillo se olvida de la dieta y va por sus dulces. Justo al frente de la Plaza Bolívar en la calle La Paz está Dulces Criollos el Hatillo, sus tortas son las mejores que he probado en este lugar. Sus sabores son totalmente criollitos.  Ofrecen una variedad increíble, yo les recomiendo la torta de cambur; y lo mejor de todo son los precios, la ración de torta esta entre 150 y 200 Bs y aun mejor es que tienen punto de venta. En el mismo local venden fresas con crema, pero los precios de estas si son considerablemente más caras a cualquier otra fresa con crema que he probado en distintos lugares de Venezuela, es de su elección el probarlas o no.

Muchos dicen que si vas a El Hatillo y no pruebas la chicha de la esquina de la plaza, es como si no hubieses estado en El Hatillo. Verdaderamente las chichas son muy buenas, hechas de pasta, bien cremosas, bien frías y  bien buenas. Los precios son razonables y valen la pena.

¿Qué hacer en El Hatillo?
Como les dije párrafos atrás, El Hatillo está repleto de cultura, y algo por lo que hay que felicitar a su alcaldía y a los ciudadanos en general es porque entre todos buscan que dicha cultura siempre salga a relucir.

Si vas a El Hatillo no puedes dejar de:

1-    Sentarte en la Plaza Bolívar tranquilamente, con un chocolate o con una torta en la mano, total este día la dieta no importa, observar el ritmo de vida del lugar y darse cuenta que todo gira alrededor de la plaza que hace muchos años funcionó como el mercado del pueblo, en el que los mercaderes y los compradores interactuaban.
  

2-    Tomar el tour que realiza el Tranvía del pueblo, esto es indiscutiblemente INFALTABLE si vas a El Hatillo, en él conoces muchas historias del pueblo a la vez que vas conociendo lugares a los que sería difícil llegar si no tienes carro particular (como al lujoso urbanismo del Country Club), el recorrido dura aproximadamente 40 minutos,  el precio es bastante económico y vale mucho la pena.

3-    Caminar por sus calles, detallar la arquitectura y entrar a lugares que guardan tanta historia como el Museo Audiovisual Pancho Pepe Croquer que le rinde homenaje a este locutor, narrador deportivo y corredor de automóviles aragueño que falleció en una carrera. Además dicho museo también guarda numerosos periódicos con titulares históricos que han marcado momento importantes en la historia venezolana y colecciona una serie de aparatos antiguos y algunas estatuas cuanto más curiosas como la de Charles Chaplin.


   - Al salir del Museo Audiovisual Pancho Pepe Croquer se cruza de acera y se llega a un local donde venden todo tipo de artesanía, es increíblemente grande y guarda unos secretos estupendos solo para quien esté dispuesto a caminar por la gran tienda de artesanía, quien sabe, quizás puedas llegar a las Guayanas sin salir de la tienda.

   -   Visitar la Iglesia Ortodoxa Rumana es casi obligatorio si quieres aprender algo nuevo y dejarte sorprender por su arquitectura y su arte neo-bizantino. La ruta del Tranvía hace una parada en este lugar, pero por si no tomas el tranvía quiero que sepas que esto es algo de lo que te estás perdiendo.  Esta Iglesia es algo que sorprende a primera vista, está construida totalmente de madera y con la técnica de machihembrado, inspira una paz el solo estar en sus jardines. Altamente recomendado conocer este lugar.

Esto solo es una pequeña lista de las cosas que puedes hacer en El Hatillo; pero también está la opción de visitar las ruinas de El Encantado, esta fue la primera planta hidroeléctrica construida en Latinoamérica y la segunda del Mundo; y si quieres más aventura puedes ir hasta el Parque Nacional Cuevas del Indio y practicar rapel, o hacer excursión en una de las cuevas.

Por cierto, quisiera aprovechar este medio y si alguien de la alcaldía o de INPARQUES está leyendo esto, es necesario y URGENTE que se le preste ayuda al P.N. Cuevas del Indio, no hay seguridad, lo cierran temprano, las cuevas tienen señal de que hay vandalismo cerca, no te permiten disfrutar a pleno del parque, solo te permiten llegar hasta la primera cueva, la atención del personal da mucho que desear, te dicen “este parque es muy inseguro” pero no se molestan en acompañarte, los caminos totalmente solos, hay un sendero que conecta con el barrio que está al lado (situación preocupante), en fin la ayuda se hace necesaria, NO debemos dejar perder este Parque Nacional que le pertenece a todos los venezolanos.



Realmente espero que visiten El Hatillo, lo disfruten y lo dejen igual de limpio que como lo encontraron, les recomiendo que estén pendientes de la agenda mensual de cultura del Municipio, es muy variada y se presenta como una opción a todos los fines de semana, pueden chequearla por acá ---->  http://alcaldiaelhatillo.gob.ve/vive-el-hatillo/

                                        























Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Narrativas nuestras: Érase una vez en Venezuela

Luego de haber visto Érase una Vez en Venezuela en cine, el film venezolano que va camino a los Oscars, me convertí en un embajador no oficial del film y de su mensaje.  La realidad venezolana se plasma en un film que cubre aproximadamente 5 años y que captura no sólo el devenir de la crisis política en Venezuela sino que también captura la profunda crisis social y humanitaria y la fuerte desfragmentación del tejido social que atraviesa mi país.  Luego de haber donado a la campaña de recolección de fondos que realizó el film con el ánimo de financiar su camino a los Oscars, me fue enviado el link para acceder a la película en línea como retribución a mi donación. Organicé una noche de películas para ver junto a seres queridos este film y seguir promoviendo que más personas lo vean, lo sientan suyo y lo compartan.  Mi hermana, justo a mi lado durante la proyección de la película, pronunció dos frases que se quedaron en mi cabeza durante todo el film y que me motivaron a escribir esta en