Ir al contenido principal

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Tinta, Tinta, Tintorero.


Uff esos colores que se alborotan y el olor a madera ya convertida en artesanía tan rico que impregna el lugar, bajo un sol que te deja encandilao’ pero que se mejora con un trago de cocuy, nojuegueee esto es un plan maravilloso al occidente del país. Si no sabes de qué lugar te estoy hablando es porque probablemente no lo hayas visitado, quien lo visita guarda su recuerdo para siempre, te hablo de Tintorero.

Tintorero está ubicado en la vía Barquisimeto-Carora a solo 20 minutos de la capital larense, en pleno Valle de Quíbor. A penas entras al poblado los colores de sus tejidos te impresionan y te sorprendes de la creatividad y esfuerzo que tienen cada uno de los que laboran los textiles.

De hecho, el nombre de Tintorero es por la tinta que se usaba para teñir la lana años atrás, pero con el tiempo este proceso ha quedado en el olvido para darle paso a los nuevos hilos pabilos industriales. 
                                                                                                                                  
Quien inició con todo el trabajo del tejido fue Don Juan Evangelista Torrealba, allá por el año 1895, fue él quien creo el primer taller de tejido y desarrolló en el poblado todo este arte que hoy en día es el sustento de muchas familias. A pesar de que quien inicio todo esto fue Torrealba, a quien más se conoce es al Señor Sixto Sarmiento, él fue aprendiz de Torrealba desde los 15 años y desde entonces el movimiento del telar lo enamoró.

En este increíble lugar los años pasan, pero la tradición permanece intacta. Los artesanos comienzan su formación desde niños, desde el hogar; su yoyo es un carrete de hilo  y su juguete favorito es el telar.

No solo tejidos se elaboran en Tintorero, a pesar que al principio solo se dedicaban a los telares, con el tiempo fueron adoptando nuevas formas de hacer artesanía, entre ellas la alfarería. Hoy por hoy pueden verse una infinita variedad de jarrones, casitas, móviles,  tazas, entre otras cosas hechas con arcilla, y muchas otras hechas con madera, la creatividad de los que aquí laboran no tiene límites.

La popularidad de Tintorero ha cruzado las fronteras y la calidad de su artesanía ya es reconocida en varias partes del Mundo. Todos los años en el mes de Agosto se realiza la Feria Internacional de Tintorero, que apoya y afianza el trabajo realizado en Venezuela pero que también exalta las obras de artesanos de distintos países.

Particularmente, me despierto cada día con el recuerdo y el sabor de Tintorero, esta taza de arcilla elaborada por los pobladores de este lugar me acompaña cada mañana con el tan deseado café caliente. 



Los invito a que conozcan este pueblo en el que los telares nunca paran (y que no lo hagan) y donde los colores de sus hamacas, cobijas, chichorros y su artesanía en general nunca dejan de brillar. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Narrativas nuestras: Érase una vez en Venezuela

Luego de haber visto Érase una Vez en Venezuela en cine, el film venezolano que va camino a los Oscars, me convertí en un embajador no oficial del film y de su mensaje.  La realidad venezolana se plasma en un film que cubre aproximadamente 5 años y que captura no sólo el devenir de la crisis política en Venezuela sino que también captura la profunda crisis social y humanitaria y la fuerte desfragmentación del tejido social que atraviesa mi país.  Luego de haber donado a la campaña de recolección de fondos que realizó el film con el ánimo de financiar su camino a los Oscars, me fue enviado el link para acceder a la película en línea como retribución a mi donación. Organicé una noche de películas para ver junto a seres queridos este film y seguir promoviendo que más personas lo vean, lo sientan suyo y lo compartan.  Mi hermana, justo a mi lado durante la proyección de la película, pronunció dos frases que se quedaron en mi cabeza durante todo el film y que me motivaron a escribir esta en