Ir al contenido principal

Oscuro abril de 1994 - Ruanda

En abril de 1994 inició el proceso planificado de exterminio de la etnia Tutsi en Ruanda. En el período de tres meses 1 millón de almas fueron masacradas y desmembradas con machetes a lo largo y ancho de este país, esto equivale a la mitad de la población de Caracas. Dos tercios de la población de Ruanda fue desplazada, 2 millones de personas se refugiaron en países vecinos.  Las mujeres y los niños fueron los principales objetivos del genocidio para evitar que otra generación de esta etnia volviese a emerger.  El mundo observó desde lejos lo que ocurría y no hizo nada. Este es el hecho histórico que más verguenza genera en la comunidad internacional.  ¿Cuanto odio es necesario para que esto ocurriera? Mucho.  Este odio impulsado desde la prensa y fundamentado en divisiones coloniales y en rencores de la élite política fue el motor que movilizó el genocidio.  En Ruanda, nadie entiende bien como sucedió, muchos aún hoy no pueden creer lo sucedido. Es un proceso social traumático que aún

Contaminación en el Valle de Quíbor

Eso al fondo es el Valle de Quíbor.

El Valle de Quíbor es una región del estado Lara que goza de tierras bastante fértiles, no en vano es una de las principales regiones productoras de tomate, pimentón y cebolla de Venezuela. Cuenta con una extensión de 46.000 Ha. de las cuales se aprovechan para el cultivo solo 26.000 Ha.

Esta región venezolana presenta escazas precipitaciones anuales y el agua para el consumo y el riego se obtiene por la extracción de pozos subterráneos. Los agricultores de Quíbor le deben a los canarios que se asentaron en estas tierras el conocimiento en técnicas de agricultura y la preservación del agua de lluvias ayudando en la construcción de reservorios. Desde 1971 se espera la finalización de la represa Yacambú que surtirá de agua –si es que algún día se finaliza- al Valle de Quíbor y a Barquisimeto pero ningún gobierno se lo ha tomado en serio, la obra ha sido paralizada en ocasiones por falta de presupuesto e incluso ha sufrido derrumbes.

Ahora bien, las pocas fuentes de aguas que existen en Quíbor y los suelos en general están siendo contaminados por el uso excesivo de agrotóxicos y fertilizantes en las plantaciones, que generan -además de la contaminación ambiental-  la desertificación de los suelos y la perdida de diversidad en las plantas y animales y a su vez representa un importante problema de salud pública.

El Art. 127 de la Constitución Nacional en su segundo párrafo es claro cuando establece que “Es una obligación fundamental del Estado, con la activa participación de la sociedad, garantizar que la población se desenvuelva en un ambiente libre de contaminación, en donde el aire, el agua, el suelo, las costas, el clima, la capa de ozono, las especies vivas, sean especialmente protegidos, de conformidad con la ley”.

Pues bien, a pesar de lo que se establece dentro del marco jurídico venezolano poco es lo que se comenta y las soluciones que se brindan con respecto a la situación en el Valle de Quíbor. Los fertilizantes y agrotóxicos que se han estado utilizando impregnan los alimentos que posteriormente serán consumidos por el ser humano, causando de esta forma un envenenamiento progresivo de la población.

En los últimos años la situación se ha tornado más delicada y han empezado a aparecer las consecuencias de la falta de control de los entes encargados de regular en esta materia. Lara y en especial Quíbor posee la tasa de nacimientos de niños con malformaciones más alta del país.

El actual gobierno responsabilizaba a Agroisleña, pero a más de 5 años de su expropiación la problemática continúa. Las principales afecciones con las que nacen algunos de los niños son: La espina bífida, leucemia e hidrocefalia. A pesar de la gravedad de la situación, poco se ha invertido en estudios medioambientales en esta región; las investigaciones más actualizadas que se han realizado con respecto al tema –disponibles en internet- fueron llevadas a cabo por la Universidad Centro-occidental Lisandro Alvarado (UCLA) entre  los años 2001 y 2004 en los que se estudia el nivel de morbilidad y la presencia de agentes contaminantes en la leche materna.

La medida que actualmente se está aplicando para contrarrestar los efectos es la de realizar un tipo de cultivos protegidos, es decir, en invernaderos, que alejen las plagas de las plantas y que de esta forma se disminuya –no se elimine- la utilización de plaguicidas; pero se hace necesario la utilización de un mejor equipo de protección para los agricultores que siguen teniendo contacto con estos agentes químicos y que representan un foco de contaminación para sus familiares y amigos, además de sistemas de drenaje que eviten que los plaguicidas y fertilizantes usados lleguen a los pozos subterráneos, fuente de agua para la población de Quíbor.

Aquí hay un llamado Urgente al Ejecutivo Nacional y Regional para que se avoquen a la solución de este problema que afecta al Municipio Jiménez y que sus pobladores desean que les sea atendido. 




Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

El Saladillo: Color y Más Color.

El Saladillo es un sector popular de Maracaibo, símbolo regio de la zulianidad. Sus calles y sus casas son una auténtica mezcla de sentimientos y tradiciones. Unos colores vibrantes que se le mete a uno las venas y nunca se le sale del pensamiento. Estas calles han sido fuente de inspiración para numerosos poetas y gaiteros. Su gente está muy conectada con la Virgen de la Chiquinquirá. Fue una de sus habitantes, María Cárdenas, quien se encontró –mientras lavaba en el Lago- una tablita que mostraba lo que parecía ser una imagen religiosa a la que no le tomó importancia hasta que los milagros comenzaron a suceder y, fue así como en El Saladillo comenzó la devoción hacia la Chinita. Este sector data del siglo XVIII y sus casas fueron construidas de tal manera que aguantaran el inclemente sol que hace en estas tierras sin que sus propietarios se achicharraran por el calor en el interior de estas. Construidas frente al lago –en su costa occidental- con calles que conducen

Consecuencias psicosociales de los conflictos

Rosa no ha podido volver a dormir en su cama desde el enfrentamiento entre las Fuerzas del Estado y los grupos del crimen organizado en la comunidad de la Cota 905 en Caracas, Venezuela. Rosa, además, ha estado presentando problemas de presión arterial y dificultad para retomar hábitos de su día a día e incluso socializar con sus vecinos. Rosa es víctima del trastorno de estrés postraumático, al igual que varios habitantes del sector. Durante tres días consecutivos la zona popular de la Cota 905 vivió una escalada de violencia en un conflicto que permanecía latente con escaladas intermitentes cada cierto tiempo. La Operación Gran Cacique Guaicaipuro, nombre que dio el Gobierno al operativo, solo puede ser comparable en la región con la Operación Orión emprendida en el año 2002 por el Gobierno de Colombia en una popular comuna de Medellín para acabar con la presencia de milicias urbanas de grupos guerrilleros. Ambas operaciones cargadas de fuertes prejuicios respecto a las zonas po