Ir al contenido principal

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Sal, Viaja, Conoce.

Regreso de la Perla del Caribe (Año 2008)

Desde niño sentía  la necesidad de conocer lo que había afuera, viajar era algo con lo que soñaba. Mi parte favorita de los periódicos era en la que se hablaba del turismo, se publicaban paquetes de viaje y donde viajeros comentaban sus experiencias en algún destino. Al llegar las vacaciones era yo quien lo planificaba todo. Al conocer el lugar al que iríamos ya estaba yo armando todo un itinerario de lugares que visitar y conocer. Viajaba de muchas formas, en mis sueños y gracias a Google Maps. Cuando visitaba un nuevo lugar ya yo sentía que había estado allí, sentía que yo también había caminado por sus calles. Ya me conocía los sitios que los lugareños recomendaban y había leído toda la información disponible en internet.

A mis padres siempre les gustó que mis hermanos y yo conociésemos nuestro país. Un fin de semana cualquiera podíamos inventarnos un viaje a Cumaná y una vez allá, nos íbamos a la playa o al mercado municipal, en la noche nos íbamos a la Av. Perimetral donde la brisa de mar nos impregnaba con su olor, una visita obligada era al Castillo San Antonio de la Eminencia y a lo mejor pasábamos de largo hasta Carúpano, Cariaco o Santa María.

Un Yo del año 2010 en el Páramo merideño

En la catedral de Pregonero (año 2008)
Creo que el mejor viaje fue el que hicimos a los Andes Merideños, aunque nos perdimos y llegamos a Trujillo. Podíamos estar de repente en San Carlos y de pronto estábamos en Abejales, incluso una vez llegamos hasta Pregonero, un pueblo en lo alto del Táchira, cuya carretera es no apta para cardíacos. Una vez salimos a Santa María de Cariaco y terminamos viendo la salida de los Guácharos en Caripe, unos viajes acontecidos que para mí eran los mejores. 

Viajar no es de ricos, sino de curiosos. Ahora viajo solo y de mochilero, con mis planes y mis mapas rayados, con mi curiosidad, con mi necesidad por descubrir y con una sed de conocimiento de la que me siento orgulloso.  Al principio no es fácil salir de la zona de confort, y mucho menos a estar en un lugar distinto cada semana sin un plan fijo, pero después se le agarra el gusto y no has regresado de tu viaje cuando ya estás pensando en el próximo destino.

Atrévete a viajar, a descubrir y a conocer historias como la de las empanaderas en Yaguaracual o la de la Laguna de los Mártires, a disfrutar de un galerón en honor a la virgen en el Valle del Espíritu Santo  o de un joropo en Tinaquillo. Conoce primero tu país porque recuerda que somos embajadores de nuestra propia cultura y a donde quiera que vayas puedas hablar con propiedad sobre tu tierra y decir con orgullo que la amas, porque ¿cómo puedes amar algo que no conoces y con lo que no te identificas?

Un Yo actual que viaja de otra manera.

Lo importante es moverte, no importa cómo. Yo lo hago de mochilero porque me permite un contacto más directo con la realidad de  los lugares que visito, pero existen tantas formas de viajar y planes para hacer como gustos. Muchas maravillas aguardan afuera esperando por alguien que las conozca y le cuente a sus amigos y familiares que dicho lugar existe. No permitas que la monotonía te consuma, VIAJA! 

Viendo el amanecer en alguna playa de Venezuela. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Narrativas nuestras: Érase una vez en Venezuela

Luego de haber visto Érase una Vez en Venezuela en cine, el film venezolano que va camino a los Oscars, me convertí en un embajador no oficial del film y de su mensaje.  La realidad venezolana se plasma en un film que cubre aproximadamente 5 años y que captura no sólo el devenir de la crisis política en Venezuela sino que también captura la profunda crisis social y humanitaria y la fuerte desfragmentación del tejido social que atraviesa mi país.  Luego de haber donado a la campaña de recolección de fondos que realizó el film con el ánimo de financiar su camino a los Oscars, me fue enviado el link para acceder a la película en línea como retribución a mi donación. Organicé una noche de películas para ver junto a seres queridos este film y seguir promoviendo que más personas lo vean, lo sientan suyo y lo compartan.  Mi hermana, justo a mi lado durante la proyección de la película, pronunció dos frases que se quedaron en mi cabeza durante todo el film y que me motivaron a escribir esta en