Ir al contenido principal

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Río Chico: Un Pueblo que Nunca Olvido

Esta población mirandina es la tierra del trabajo fuerte, la tierra del cacao, de los tambores, de las playas, la tierra de San Juan. Río Chico está ubicado al Noreste del estado Miranda a donde llegaron los negros esclavos que habían sido traídos desde África para el trabajo forzoso en las haciendas cacaoteras de lo que se conoce hoy como Barlovento donde se produce el mejor cacao del mundo.

La recorrí completica gracias a “Saltaparriba”, un señor con una gracia infinita y una amabilidad tan increíble que me encontré mientras él pescaba en los Canales de Río Chico. Me di cuenta que era muy popular en Río Chico, todos lo conocían y a todos me presentaba. Me contó que fue camionero, que recorrió toda Venezuela, que ahora es locutor, entre otras cosas. No sé si sea una virtud pero la gente que conozco está dispuesta a contarme su vida y a desahogarse conmigo, me ha pasado varias veces, y he aprendido y conocido tanto de esas personas que nos convertimos en “panitas” y es como si me trajese conmigo un pedazo de cada lugar que visito.

Vi un juego de béisbol que se llevaba a cabo en el estadio, entré a una cancha y unos niños jugaban al baloncesto, caminé por sus calles y tropecé con varios grupos de jóvenes que iban al liceo, hablé con la gente y descubrí personas maravillosas.

                         

Conocí a la señora María Rada quien hace un excelente trabajo limpiando las calles de Río Chico y conocí a la señora Rosa quien vende los casabes y naiboas que ella misma hace en Cúpira y que viaja todos los días para venderlos en una esquina de Río Chico. Conocí a Luisa quien trabaja como cantinera de la principal escuela del pueblo y me contó que es feliz con su trabajo.




                            
                                      'Saltaparriba' y Luisa
     
Señora Rosa y sus naiboas








Santuario





Caminé sus calles y conocí el Santuario de Nuestra Señora de las Mercedes y a la gruta que se esconde a un lado, conocí su alcaldía y su Plaza Bolívar, entré en una que otra tienda playera y hablé con sus vendedores. Me monté en una camioneta y me fui a pasear a sus canales, me sorprendió la arquitectura, para gente adinerada, sin dudarlo.

Me despedía de Río Chico y “Saltaparriba” me acompañó al terminal. Tuvimos que tomar una camioneta pues, estábamos lejos. Un muchacho pidió que lo bajaran por borracho, quizás lo era, no lo sé. Lo que sí sé es que en ese momento ese muchacho era un completo imbécil. Me sentí tan ofendido como si me lo hubiesen dicho a mí.

Llegamos al terminal, tomé el bus, me despedí de “Saltaparriba” quien nunca me dijo su nombre y me despedí de Río Chico, un pueblo que nunca olvido.


Canales de Río Chico








Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Narrativas nuestras: Érase una vez en Venezuela

Luego de haber visto Érase una Vez en Venezuela en cine, el film venezolano que va camino a los Oscars, me convertí en un embajador no oficial del film y de su mensaje.  La realidad venezolana se plasma en un film que cubre aproximadamente 5 años y que captura no sólo el devenir de la crisis política en Venezuela sino que también captura la profunda crisis social y humanitaria y la fuerte desfragmentación del tejido social que atraviesa mi país.  Luego de haber donado a la campaña de recolección de fondos que realizó el film con el ánimo de financiar su camino a los Oscars, me fue enviado el link para acceder a la película en línea como retribución a mi donación. Organicé una noche de películas para ver junto a seres queridos este film y seguir promoviendo que más personas lo vean, lo sientan suyo y lo compartan.  Mi hermana, justo a mi lado durante la proyección de la película, pronunció dos frases que se quedaron en mi cabeza durante todo el film y que me motivaron a escribir esta en