Ir al contenido principal

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Mi primer viaje a Yapascua (Parte 2/2)

Me desperté de golpe cuando vi que ya empezaba a aclarar. La noche fue bastante tranquila, un poco calurosa. El alba se podía ver desde mi carpa. El sol comienza a salir detrás de las montañas del Parque Nacional San Esteban que cubren la ensenada por el Este. Aproveché para sacar unas fotos y caminé alrededor de la ensenada hasta llegar al punto en el que se puede subir a una gran roca para observar el paisaje desde la altura.

Se apreciaba la ensenada en todo su esplendor y se divisaban los destellos de luz solar saliendo de las montañas. El agua se tiñó de dorado. Un paisaje digno de la geografía venezolana. La conjugación entre el mar y las montañas era una perfecta armonía de colores.


Ya estaba bueno de apreciar el paisaje, ahora era tiempo de disfrutarme el agua. Estaba un poco fría. Como no hay oleaje el baño se disfruta completico. Algunos peces saltaban por allá y acuyá. Unos pescadores hacían su trabajo más alejados de todos. Algunas lanchas llegaban de vez en cuando a la ensenada, ensuciando el agua con el aceite de motor,  para preguntar si alguno de los que estábamos allí nos íbamos a ir a Patanemo con ellos, el pasaje estaba en 1.000 Bs por persona (Enero 2016) una verdadera locura.

Termine de bañarme, me cambié, recogí mis macundales y ráspalo de vuelta. De regreso no me perdí, pero si me cansé. Es que el camino, sea de ida o vuelta, es bastante exigente. Hice pocas paradas, estaba temprano, pero como ya sabía cómo se maneja lo del transporte, lo mejor era estar lo más temprano posible en la parada del bus. Llegué a Patanemo con una cierta satisfacción en mi interior, y agarré un mototaxi hasta la parada del bus. Tengo que admitir que a pesar de que en algún momento llegué a decir que “Nunca me iba a montar en mototaxi” ya como que le estoy agarrando el gusto, una semana antes tuve que tomar uno para llegar a tiempo a una reunión muy importante en Caracas.

Llegue a la parada del bus a las 11:15 am. En la espera llegó un grupo de amigos que también habían estado acampando en Yapascua. Eran estudiantes –otros ya egresados- de Biología en la Universidad de Carabobo. La conversación empezó a fluir rápidamente. La espera del bus se hizo menos tediosa. Angel –uno de los muchachos- había sido Scout, había recorrido muchos estados y acampado en muchas partes, era el que tenía más experiencia mochileando. Anahí –una de las chicas- me preguntaba sobre Mochima, me contaba que quiere viajar sola pero que no se arriesga, que tiene miedo, que no sé cuántas cosas más. Le di mis consejos y espero que los tome.

Fue a las 12:30 cuando por fin no montamos en el bus de regreso a Puerto Cabello. Un camino que normalmente podrían ser 20-30 minutos, pues mi autobús se echó 2 horas. El bus iba metiéndose a cada pueblo y parándose a cada momento. Pero al final me sirvió para conocer más a otro de los muchachos, que está haciendo su tesis para graduarse, sobre la esquizofrenia. Hablamos casi todo el camino sobre la crisis universitaria, la falta de financiamiento para las investigaciones y las limitaciones a la hora de crear nuevos conocimientos dentro de las universidades.


Al fín llegamos a Puerto Cabello, me despedí del grupo de amigos, ellos se quedaron almorzando y yo me fui hasta Valencia, de allí a Caracas y retorné a mi viejo, descuidado pero siempre fiel amigo: El terminal “La Bandera”. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Narrativas nuestras: Érase una vez en Venezuela

Luego de haber visto Érase una Vez en Venezuela en cine, el film venezolano que va camino a los Oscars, me convertí en un embajador no oficial del film y de su mensaje.  La realidad venezolana se plasma en un film que cubre aproximadamente 5 años y que captura no sólo el devenir de la crisis política en Venezuela sino que también captura la profunda crisis social y humanitaria y la fuerte desfragmentación del tejido social que atraviesa mi país.  Luego de haber donado a la campaña de recolección de fondos que realizó el film con el ánimo de financiar su camino a los Oscars, me fue enviado el link para acceder a la película en línea como retribución a mi donación. Organicé una noche de películas para ver junto a seres queridos este film y seguir promoviendo que más personas lo vean, lo sientan suyo y lo compartan.  Mi hermana, justo a mi lado durante la proyección de la película, pronunció dos frases que se quedaron en mi cabeza durante todo el film y que me motivaron a escribir esta en