Ir al contenido principal

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Birongo, el Cacao y la Crisis

Fruto del Cacao
Ya casi me acostumbro a salir tarde de Caracas. Me voy al Terminal de Nuevo Circo y allí tomo el bus que llega a Higuerote, nada malo. Como siempre, el autobús no sale hasta que no está lleno, por lo que tengo que esperar más de una hora para que el autobús empiece a agarrar camino.

Fue mi primera vez en Higuerote, es un pueblo no tan calmado. Algunos quioscos venden cacao puro y algunas casas dicen que se compra cacao. El calor oriental se siente en sus calles. Camino hasta la parada de la camioneta que sube hasta Birongo, cuya referencia es una mueblería que está al lado, sin la referencia sería imposible percatarse de un banquito de cemento pegado a la pared que hace de parada para la camioneta.

Llega una camioneta que se supone sube a Birongo, pero decide no llevarnos porque entre las personas que estábamos en la parada no completábamos los asientos; así que después de subir nos mandan a bajar y a esperar otra camioneta más pequeña o esperar que llegue más gente a la parada.

Llega una segunda camioneta y decide llevarnos a todos los que estábamos en la parada, claro con un costo un poco superior. El camino no es largo, se ve la llanura de Barlovento y entre subidas y bajadas la vegetación va cambiando haciéndose típica de una región tropical húmeda.
Planta de Cacao

El camino, pasando Curiepe, permite divisar algunas haciendas de cacao. Ese fruto de los Dioses –como se le conoce- que fue el principal sustento de la economía venezolana hasta que empezó la explotación del petróleo.  
Chocolatería Flor de Birongo

Mi intención de ir Birongo era especialmente por el interés de conocer la chocolatería Flor de Birongo. Le indico mi interés al señor a mi lado en la camioneta y amablemente me indica donde me tengo que bajar y ¡Menos mal! Porque no hay ninguna señalización.

Bajando por la carretera, antes de llegar al pueblo, hay un camino a la derecha que conduce a la chocolatería. Camino hasta allá solo para decepcionarme puesto que la chocolatería está cerrada por falta de materia prima. Allí hablo con uno de sus trabajadores. La planta está paralizada desde hace un mes y creen que seguirá igual por un mes más por falta de manteca para producir los chocolates, un reflejo de la situación-país.

Sin nada que poder hacer ante esa situación me dispongo a conocer algunos sembradíos de cacao que quedan alrededor de la chocolatería y me encuentro con la Señora María que amablemente me explica sobre el cacao, su siembra, su cosecha, y del proceso de secar los granos.
Señora María corta la maraca del Cacao


Me explica sobre “La Gran Cosecha” que se da entre Noviembre y Diciembre cada año. Aprovecha y arranca un fruto ya maduro y lo corta para que lo pruebe. No sabía a qué podría saber pero en definitiva no esperaba ese sabor. El fruto con el que más le consigo similitud por su sabor es a la guanábana. Un sabor dulce muy suave.


Me despido de la Señora María y me dispongo a regresar a Caracas, puesto que ya era tarde y según lo que me contaron el transporte trabaja hasta las 6:00pm. Espero en la parada frente a un colegio hasta que llegue la camioneta para bajar a Higuerote y llega 50 minutos más tarde.

Se necesita mucha paciencia cuando de tomar el transporte público en Birongo se trata. Llego a Higuerote y consigo puesto en el autobús hasta Caracas. Salgo a comprarme una chicha y paso por ignorante, pensé que era carato pero la vendedora me ve con cara extrañada y me dice: “Es chicha, pero está endulzada con papelón”. Por un momento había olvidado la crisis que vivimos y la escasez de productos tan básicos como el azúcar.

No fue la mejor chicha que he probado pero sin duda me refrescó del calor que se transpira en Higuerote, vuelvo al autobús, esperamos 40 minutos más a que se llenen los puestos y arrancamos para Caracas. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Narrativas nuestras: Érase una vez en Venezuela

Luego de haber visto Érase una Vez en Venezuela en cine, el film venezolano que va camino a los Oscars, me convertí en un embajador no oficial del film y de su mensaje.  La realidad venezolana se plasma en un film que cubre aproximadamente 5 años y que captura no sólo el devenir de la crisis política en Venezuela sino que también captura la profunda crisis social y humanitaria y la fuerte desfragmentación del tejido social que atraviesa mi país.  Luego de haber donado a la campaña de recolección de fondos que realizó el film con el ánimo de financiar su camino a los Oscars, me fue enviado el link para acceder a la película en línea como retribución a mi donación. Organicé una noche de películas para ver junto a seres queridos este film y seguir promoviendo que más personas lo vean, lo sientan suyo y lo compartan.  Mi hermana, justo a mi lado durante la proyección de la película, pronunció dos frases que se quedaron en mi cabeza durante todo el film y que me motivaron a escribir esta en