Ir al contenido principal

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

¿Cómo es que duermo por las noches?

Generalmente antes de ir a dormir tomo una taza de té, leo un poco, lavo mi cara y mis dientes. Sin embargo, no es esto lo que me permite dormir bien por las noches.

Cuando inicié en el activismo social y me metí de lleno al mundo de las ONG me encontré mucha gente trabajadora y soñadora de un mejor país, también encontré oportunistas que solo buscan dinero a costa de las injusticias que vive Venezuela.

Cómo regla personal dentro de mi trabajo tengo que no trabajo por un proyecto con el que no me sienta idetificado y no defiendo una causa en la que realmente no crea.

Esta regla de mi trabajo, que asumo más bien como una ley de vida, me garantiza la tranquilidad y paz mental necesaria para poder dormir bien por las noches.

Hace un par de semanas, en conjunto con una amiga también activista, sacamos por redes sociales una campaña relámpago con la pregunta: Para ti ¿Que es un liderazgo social responsable?

Las respuestas de las personas fueron sorprendentes, todas tenían en común una palabra Coherencia.

Si somos coherentes con nuestras acciones y nuestro trabajo, logramos algo difícil de alcanzar: Confianza. Sin embargo, no hay mucha gente coherente últimamente en lo que respecta al trabajo social y de activismo.

Cuando se logra esa sintonía entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace la persona logra un estado de bienestar, que una vez experimentado es muy difícil renunciar.

Nuestro país necesita el trabajo de todos, ya que las acciones colectivas suelen ser más efectivas.  También necesita de líderes responsables, coherentes y probos, sin esto no habrá acción colectiva que pueda ser efectiva en el logro del objetivo.

Agradezco la existencia de personas que están en la misma sintonía, coherentes entre lo que piensan, lo que dicen y lo que hacen. Su sola existencia mantiene mi esperanza en mi país.

Así es como logro dormir bien por las noches.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Narrativas nuestras: Érase una vez en Venezuela

Luego de haber visto Érase una Vez en Venezuela en cine, el film venezolano que va camino a los Oscars, me convertí en un embajador no oficial del film y de su mensaje.  La realidad venezolana se plasma en un film que cubre aproximadamente 5 años y que captura no sólo el devenir de la crisis política en Venezuela sino que también captura la profunda crisis social y humanitaria y la fuerte desfragmentación del tejido social que atraviesa mi país.  Luego de haber donado a la campaña de recolección de fondos que realizó el film con el ánimo de financiar su camino a los Oscars, me fue enviado el link para acceder a la película en línea como retribución a mi donación. Organicé una noche de películas para ver junto a seres queridos este film y seguir promoviendo que más personas lo vean, lo sientan suyo y lo compartan.  Mi hermana, justo a mi lado durante la proyección de la película, pronunció dos frases que se quedaron en mi cabeza durante todo el film y que me motivaron a escribir esta en