Ir al contenido principal

Oscuro abril de 1994 - Ruanda

En abril de 1994 inició el proceso planificado de exterminio de la etnia Tutsi en Ruanda. En el período de tres meses 1 millón de almas fueron masacradas y desmembradas con machetes a lo largo y ancho de este país, esto equivale a la mitad de la población de Caracas. Dos tercios de la población de Ruanda fue desplazada, 2 millones de personas se refugiaron en países vecinos.  Las mujeres y los niños fueron los principales objetivos del genocidio para evitar que otra generación de esta etnia volviese a emerger.  El mundo observó desde lejos lo que ocurría y no hizo nada. Este es el hecho histórico que más verguenza genera en la comunidad internacional.  ¿Cuanto odio es necesario para que esto ocurriera? Mucho.  Este odio impulsado desde la prensa y fundamentado en divisiones coloniales y en rencores de la élite política fue el motor que movilizó el genocidio.  En Ruanda, nadie entiende bien como sucedió, muchos aún hoy no pueden creer lo sucedido. Es un proceso social traumático que aún

Carta a los políticos de mi país.

 



Hola, espero se encuentren muy bien.

Les escribe Luis Alvarado Bruzual, un joven venezolano nacido en Cariaco estado Sucre, criado en Zaraza, estado Guárico y actualmente residiendo en Caracas. No represento a nadie, escribo esta carta a título personal como ciudadano preocupado por lo que transcurre en mi país y la dirijo a los únicos que tienen el poder de tomar las decisiones que permitan que nuestro país se encauce hacía una vía diferente: ustedes, los políticos venezolanos.

En este momento, cuando el debate sobre la participación en las próximas elecciones parlamentarias ocupa gran parte de los medios, 7 millones de compatriotas viven en medio de necesidades humanitarias que atentan contra su dignidad como seres humanos y ponen en riesgo su propia existencia. Sus condiciones de subsistencia son tan extremas que posiblemente muchos de ellos no sobrevivan hasta el próximo 6-D, fecha para la cual se han planteado las elecciones.

No es mi intención con esta carta recriminarles nada, ese discurso de culpabilidad ya no tiene cabida en un país que agoniza en la espera de una respuesta urgente para la salida de una crisis profunda. Sin embargo, si es de mi intención hacerles llegar un par de solicitudes:

1.      Alineen sus debates y discursos a la verdadera realidad de los venezolanos. La crisis de representatividad se profundiza cada vez más y sin representación confiable ninguna decisión o acción que tomen será seguida por los venezolanos, y sin nosotros no se asegura la sostenibilidad en el largo plazo de ningún proceso, sea cual sea.  

Los venezolanos necesitamos volver a sentir que el futuro de nuestro país está en nuestras manos. La agenda de internacionalización del conflicto venezolano, que con éxito han conducido, ha dejado por fuera a un actor valioso para la sostenibilidad de cualquier proceso: a los mismos venezolanos. Necesitamos volver a sentir que nuestro futuro lo definimos nosotros y hacer creíble que nuestros intereses están primero en lo que respecta a la solución al conflicto en Venezuela.  

2.      Permitan una desescalada del lenguaje polarizante internamente y dense la oportunidad de un diálogo honesto y directo, entendiendo que el único fin de un diálogo es generar entendimiento mutuo, y que el mismo no se trata de unificar posiciones, llegar a acuerdos, de persuadir o de convencer a la otra parte.

Particularmente creo que hoy más que nunca es necesario dialogar en nuestro país, a todos los niveles y entre todos los sectores políticos, económicos y sociales. Sin embargo, puedo entender que dialogar después de tanta banalización y estigmatización de este natural proceso de las sociedades civilizadas haya cierto temor a los costos políticos que eso pueda acarrear. Aquellos que son recordados son quienes tomaron las decisiones difíciles en momentos en los que se necesitaban. También puedo entender que gran parte de los flujos de financiación son los que deciden las agendas públicas, y que hay decisiones de las cuáles ustedes solo son portavoces, más no partícipes.

Sin más que agregar, me despido deseando que el universo y los dioses en los que ustedes creen, si creen en algún Dios, puedan brindarles sabiduría y les traiga luz a su camino y a las decisiones que tomen, para que estas sean siempre de beneficio para Venezuela.

Con cariño,

Un ciudadano libre pensante, demócrata y creyente de la paz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

El Saladillo: Color y Más Color.

El Saladillo es un sector popular de Maracaibo, símbolo regio de la zulianidad. Sus calles y sus casas son una auténtica mezcla de sentimientos y tradiciones. Unos colores vibrantes que se le mete a uno las venas y nunca se le sale del pensamiento. Estas calles han sido fuente de inspiración para numerosos poetas y gaiteros. Su gente está muy conectada con la Virgen de la Chiquinquirá. Fue una de sus habitantes, María Cárdenas, quien se encontró –mientras lavaba en el Lago- una tablita que mostraba lo que parecía ser una imagen religiosa a la que no le tomó importancia hasta que los milagros comenzaron a suceder y, fue así como en El Saladillo comenzó la devoción hacia la Chinita. Este sector data del siglo XVIII y sus casas fueron construidas de tal manera que aguantaran el inclemente sol que hace en estas tierras sin que sus propietarios se achicharraran por el calor en el interior de estas. Construidas frente al lago –en su costa occidental- con calles que conducen

Consecuencias psicosociales de los conflictos

Rosa no ha podido volver a dormir en su cama desde el enfrentamiento entre las Fuerzas del Estado y los grupos del crimen organizado en la comunidad de la Cota 905 en Caracas, Venezuela. Rosa, además, ha estado presentando problemas de presión arterial y dificultad para retomar hábitos de su día a día e incluso socializar con sus vecinos. Rosa es víctima del trastorno de estrés postraumático, al igual que varios habitantes del sector. Durante tres días consecutivos la zona popular de la Cota 905 vivió una escalada de violencia en un conflicto que permanecía latente con escaladas intermitentes cada cierto tiempo. La Operación Gran Cacique Guaicaipuro, nombre que dio el Gobierno al operativo, solo puede ser comparable en la región con la Operación Orión emprendida en el año 2002 por el Gobierno de Colombia en una popular comuna de Medellín para acabar con la presencia de milicias urbanas de grupos guerrilleros. Ambas operaciones cargadas de fuertes prejuicios respecto a las zonas po