Ir al contenido principal

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Carta a los políticos de mi país.

 



Hola, espero se encuentren muy bien.

Les escribe Luis Alvarado Bruzual, un joven venezolano nacido en Cariaco estado Sucre, criado en Zaraza, estado Guárico y actualmente residiendo en Caracas. No represento a nadie, escribo esta carta a título personal como ciudadano preocupado por lo que transcurre en mi país y la dirijo a los únicos que tienen el poder de tomar las decisiones que permitan que nuestro país se encauce hacía una vía diferente: ustedes, los políticos venezolanos.

En este momento, cuando el debate sobre la participación en las próximas elecciones parlamentarias ocupa gran parte de los medios, 7 millones de compatriotas viven en medio de necesidades humanitarias que atentan contra su dignidad como seres humanos y ponen en riesgo su propia existencia. Sus condiciones de subsistencia son tan extremas que posiblemente muchos de ellos no sobrevivan hasta el próximo 6-D, fecha para la cual se han planteado las elecciones.

No es mi intención con esta carta recriminarles nada, ese discurso de culpabilidad ya no tiene cabida en un país que agoniza en la espera de una respuesta urgente para la salida de una crisis profunda. Sin embargo, si es de mi intención hacerles llegar un par de solicitudes:

1.      Alineen sus debates y discursos a la verdadera realidad de los venezolanos. La crisis de representatividad se profundiza cada vez más y sin representación confiable ninguna decisión o acción que tomen será seguida por los venezolanos, y sin nosotros no se asegura la sostenibilidad en el largo plazo de ningún proceso, sea cual sea.  

Los venezolanos necesitamos volver a sentir que el futuro de nuestro país está en nuestras manos. La agenda de internacionalización del conflicto venezolano, que con éxito han conducido, ha dejado por fuera a un actor valioso para la sostenibilidad de cualquier proceso: a los mismos venezolanos. Necesitamos volver a sentir que nuestro futuro lo definimos nosotros y hacer creíble que nuestros intereses están primero en lo que respecta a la solución al conflicto en Venezuela.  

2.      Permitan una desescalada del lenguaje polarizante internamente y dense la oportunidad de un diálogo honesto y directo, entendiendo que el único fin de un diálogo es generar entendimiento mutuo, y que el mismo no se trata de unificar posiciones, llegar a acuerdos, de persuadir o de convencer a la otra parte.

Particularmente creo que hoy más que nunca es necesario dialogar en nuestro país, a todos los niveles y entre todos los sectores políticos, económicos y sociales. Sin embargo, puedo entender que dialogar después de tanta banalización y estigmatización de este natural proceso de las sociedades civilizadas haya cierto temor a los costos políticos que eso pueda acarrear. Aquellos que son recordados son quienes tomaron las decisiones difíciles en momentos en los que se necesitaban. También puedo entender que gran parte de los flujos de financiación son los que deciden las agendas públicas, y que hay decisiones de las cuáles ustedes solo son portavoces, más no partícipes.

Sin más que agregar, me despido deseando que el universo y los dioses en los que ustedes creen, si creen en algún Dios, puedan brindarles sabiduría y les traiga luz a su camino y a las decisiones que tomen, para que estas sean siempre de beneficio para Venezuela.

Con cariño,

Un ciudadano libre pensante, demócrata y creyente de la paz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Narrativas nuestras: Érase una vez en Venezuela

Luego de haber visto Érase una Vez en Venezuela en cine, el film venezolano que va camino a los Oscars, me convertí en un embajador no oficial del film y de su mensaje.  La realidad venezolana se plasma en un film que cubre aproximadamente 5 años y que captura no sólo el devenir de la crisis política en Venezuela sino que también captura la profunda crisis social y humanitaria y la fuerte desfragmentación del tejido social que atraviesa mi país.  Luego de haber donado a la campaña de recolección de fondos que realizó el film con el ánimo de financiar su camino a los Oscars, me fue enviado el link para acceder a la película en línea como retribución a mi donación. Organicé una noche de películas para ver junto a seres queridos este film y seguir promoviendo que más personas lo vean, lo sientan suyo y lo compartan.  Mi hermana, justo a mi lado durante la proyección de la película, pronunció dos frases que se quedaron en mi cabeza durante todo el film y que me motivaron a escribir esta en