Ir al contenido principal

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Me quiero quedar aquí

Recuerdo de mi primer voto, 6 de diciembre de 2015

 

Hace cinco años atrás, en la primera semana de diciembre, me desperté con la sensación de que ese día haría algo importante por mi país. Por primera vez iría a votar como ciudadano venezolano. Mi primer voto  fue en las parlamentarias del 2015.

Voté a conciencia y movilicé a varios amigos para que hicieran lo mismo. Luego fuimos a casa a esperar el resultado. En las calles había esperanza. La oposición había ganado la mayoría de la Asamblea Nacional.

La historia es conocida. Distintos grupos de poder conspiraron para torcer, con argucias legales, amenazas y tentaciones, la voluntad democrática y conciliadora del venezolano. Comenzaron a eliminar diputados electos y a construir instituciones paralelas que le fueran más cómodas al centro del poder.

Desde aquel diciembre de 2015 han pasado muchas cosas: la presión diplomática y la escasez de insumos básicos llegaron a su más alto nivel; logramos ser el primer país en tener 2 Presidentes, 3 Asambleas Nacionales y 2 Tribunales Supremos de Justicia operando al mismo tiempo de forma paralela; la Comunidad Internacional reconoció la existencia de una crisis humanitaria, y mientras eso pasaba, 4 millones de venezolanos, principalmente jóvenes, salieron de Venezuela, entre ellos mi hermano, mis primos, decenas de amigos, vecinos y conocidos.

Desde 2015 no he vuelto a votar. No es algo de lo que me enorgullezca, porque quiero votar en elecciones libres, creíbles, con candidatos de verdad, con ideas y debates reales. Las últimas elecciones han sido poco confiables y creíbles, tanto para los expertos nacionales como para los organismos internacionales.

Venezuela quiere una solución pacífica. Los venezolanos estamos exhaustos de los problemas creados por la polarización partidista y los conflictos de dos bandos que parecen estar dispuestos a todo antes que ceder o conciliar el poder.

Distintas Organizaciones Internacionales, Organismos Intergubernamentales y cientos de Organizaciones No Gubernamentales se han sumado a  la presión ejercida con un único mensaje al gobernante: debe cambiar, actuar y permitir que el Pueblo venezolano reencuentre la estabilidad, el crecimiento económico y el bienestar a través de una solución política que conduzca a una democracia real.

 Venezuela ya ha pagado con lágrimas, sangre, exilios, migraciones y miles de muertes silenciosas de niños, ancianos y madres en trabajo de parto, el apego al poder y los privilegios económicos por parte de quiénes lo detentan.

Aunque los próximos comicios no hacen sino profundizar los problemas del país, es hora de abrir otro camino: Un camino para la paz y la reconciliación que permita el retorno de la prosperidad y la confianza en las instituciones.

Este mensaje es un llamado a la conciliación y la sensatez. Por favor, no insistan en este tipo de artificios electorales, que amenazan con crear más conflicto y agravar la situación ya de por sí compleja. Venezuela quiere confiar, votar en unas elecciones libres y justas y prosperar.

Por favor, queremos vivir y creer. Avancemos en la solución de este conflicto y superemos este proceso nacional. Se los pide un joven que ha despedido en aeropuertos, terminales y cementerios a familiares y amigos. Paren. Me quiero quedar aquí.


- Luis Alvarado Bruzual 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Narrativas nuestras: Érase una vez en Venezuela

Luego de haber visto Érase una Vez en Venezuela en cine, el film venezolano que va camino a los Oscars, me convertí en un embajador no oficial del film y de su mensaje.  La realidad venezolana se plasma en un film que cubre aproximadamente 5 años y que captura no sólo el devenir de la crisis política en Venezuela sino que también captura la profunda crisis social y humanitaria y la fuerte desfragmentación del tejido social que atraviesa mi país.  Luego de haber donado a la campaña de recolección de fondos que realizó el film con el ánimo de financiar su camino a los Oscars, me fue enviado el link para acceder a la película en línea como retribución a mi donación. Organicé una noche de películas para ver junto a seres queridos este film y seguir promoviendo que más personas lo vean, lo sientan suyo y lo compartan.  Mi hermana, justo a mi lado durante la proyección de la película, pronunció dos frases que se quedaron en mi cabeza durante todo el film y que me motivaron a escribir esta en