Ir al contenido principal

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Tierra de todos, tierra de nadie

Mientras esperaba para sellar mi pasaporte sobre el puente Simón Bolívar de regreso a Venezuela, en 2019, converso con una señora en la fila, de aproximadamente 40 años. Me habla de la seguridad que reina en el pueblo en el que vive, Guasdualito, en el estado Apure, producto del control de grupos armados que imponen la ley y el orden en la zona. Me dice que ya nadie roba, porque al que encuentran robando lo matan, me dice que puede salir con su teléfono y con prendas de oro a la calle sin miedo. Incluso compara la situación de Guasdualito con la de Bogotá y me comenta que ya en Bogotá no se puede salir tranquilo, como si puede hacerlo en Apure. Trato de fingir mi consternación; viajando solo por la frontera no puedo permitirme engancharme mucho con nadie ni demostrar mucho interés en nada en particular,  por mi propia seguridad. 

No es la primera vez que escucho a alguien comentar de la maravilla que es vivir en un territorio controlado por grupos armados, la supuesta seguridad que se les ofrece es suficiente incentivo en uno de los países con una de las tasas más alta de criminalidad. 

Lo que reportan los medios venezolanos desde el pasado 21 de marzo, es solo la punta del iceberg, de lo que comprende un más complejo y extenso sistema de redes de grupos paramilitares y guerrilleros con acciones en Venezuela, que han construido sus bases de operaciones a partir de la minería ilegal al sur del país, las redes de trata y tráfico de personas y el comercio de droga,  y que operan no sólo con el conocimiento de entes del Estado sino también con el beneplácito de la población que se beneficia de las ofertas laborales producto de los distintos comercios, y que ve su participación en ese sistema como una forma de subsistencia. 

El enfrentamiento entre disidentes de las FARC-EP y el Estado Venezolano ha provocado el desplazamiento de más de 3.000 venezolanos en pocos días. Los bombardeos por parte de la Aviación y la confirmación del uso de minas antipersonal en el área por parte de los guerrilleros son las noticias que han llegado estos últimos días. Apure es en este momento, la tierra de todos, y a su vez, la tierra de nadie. 

- El Estado venezolano debe informar sobre las operaciones militares realizadas e identificar oportunamente la identidad de todos los caídos en el conflicto. 

- Se debe permitir a equipos profesionales especiales la limpieza de minas antipersonal en el terreno. 

- Las ONGs en el terreno deben seguir atentas a los procedimientos del Estado Venezolano y también a las acciones emprendidas por los grupos guerrilleros. En este momento la vida de los civiles es lo más importante y también lo más vulnerable. 

Mi solidaridad con todos y todas aquellas que tuvieron que dejarlo todo de un día a otro, con aquellos que se fueron, con aquellos que quedaron en el medio y con aquellos que siguen sin poder salir. 

- Luis Alvarado Bruzual










Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

8° Mandamiento: Deben dejar de sentir compasión por los Tutsis.

En 1990, el medio de comunicación ruandés pro-genocidio llamado Kangura publicó lo que se conoció como "Los Diez Mandamientos Hutu", y dichos mandamientos fueron como ley divina para un pueblo profundamente devoto de la fe.  El desarrollo de la compasión es lo que nos caracteriza como seres humanos, y el octavo mandamiento llamaba a la cancelación de esta cualidad y emoción, lo que es igual a pedirle a seres humanos que dejen de ser humanos.  En todo conflicto, es fácil sentirse identificado con las víctimas y sentir compasión por ellas. ¿Saben que es lo difícil? Identificarse con los perpetradores de los hechos y sentir compasión por ellos.  Durante los primeros días en Ruanda mi mente inconscientemente intentaba identificar a las personas en la calle de acuerdo a su pertenencia a una etnia en específico. Me sentí muy culpable y avergonzado.  Quería saber quienes eran víctimas y quienes podían haber sido potenciales victimarios.  Cuando fui al Museo "Campaña contra el G

Narrativas nuestras: Érase una vez en Venezuela

Luego de haber visto Érase una Vez en Venezuela en cine, el film venezolano que va camino a los Oscars, me convertí en un embajador no oficial del film y de su mensaje.  La realidad venezolana se plasma en un film que cubre aproximadamente 5 años y que captura no sólo el devenir de la crisis política en Venezuela sino que también captura la profunda crisis social y humanitaria y la fuerte desfragmentación del tejido social que atraviesa mi país.  Luego de haber donado a la campaña de recolección de fondos que realizó el film con el ánimo de financiar su camino a los Oscars, me fue enviado el link para acceder a la película en línea como retribución a mi donación. Organicé una noche de películas para ver junto a seres queridos este film y seguir promoviendo que más personas lo vean, lo sientan suyo y lo compartan.  Mi hermana, justo a mi lado durante la proyección de la película, pronunció dos frases que se quedaron en mi cabeza durante todo el film y que me motivaron a escribir esta en