Ir al contenido principal

Oscuro abril de 1994 - Ruanda

En abril de 1994 inició el proceso planificado de exterminio de la etnia Tutsi en Ruanda. En el período de tres meses 1 millón de almas fueron masacradas y desmembradas con machetes a lo largo y ancho de este país, esto equivale a la mitad de la población de Caracas. Dos tercios de la población de Ruanda fue desplazada, 2 millones de personas se refugiaron en países vecinos.  Las mujeres y los niños fueron los principales objetivos del genocidio para evitar que otra generación de esta etnia volviese a emerger.  El mundo observó desde lejos lo que ocurría y no hizo nada. Este es el hecho histórico que más verguenza genera en la comunidad internacional.  ¿Cuanto odio es necesario para que esto ocurriera? Mucho.  Este odio impulsado desde la prensa y fundamentado en divisiones coloniales y en rencores de la élite política fue el motor que movilizó el genocidio.  En Ruanda, nadie entiende bien como sucedió, muchos aún hoy no pueden creer lo sucedido. Es un proceso social traumático que aún

Tierra de todos, tierra de nadie

Mientras esperaba para sellar mi pasaporte sobre el puente Simón Bolívar de regreso a Venezuela, en 2019, converso con una señora en la fila, de aproximadamente 40 años. Me habla de la seguridad que reina en el pueblo en el que vive, Guasdualito, en el estado Apure, producto del control de grupos armados que imponen la ley y el orden en la zona. Me dice que ya nadie roba, porque al que encuentran robando lo matan, me dice que puede salir con su teléfono y con prendas de oro a la calle sin miedo. Incluso compara la situación de Guasdualito con la de Bogotá y me comenta que ya en Bogotá no se puede salir tranquilo, como si puede hacerlo en Apure. Trato de fingir mi consternación; viajando solo por la frontera no puedo permitirme engancharme mucho con nadie ni demostrar mucho interés en nada en particular,  por mi propia seguridad. 

No es la primera vez que escucho a alguien comentar de la maravilla que es vivir en un territorio controlado por grupos armados, la supuesta seguridad que se les ofrece es suficiente incentivo en uno de los países con una de las tasas más alta de criminalidad. 

Lo que reportan los medios venezolanos desde el pasado 21 de marzo, es solo la punta del iceberg, de lo que comprende un más complejo y extenso sistema de redes de grupos paramilitares y guerrilleros con acciones en Venezuela, que han construido sus bases de operaciones a partir de la minería ilegal al sur del país, las redes de trata y tráfico de personas y el comercio de droga,  y que operan no sólo con el conocimiento de entes del Estado sino también con el beneplácito de la población que se beneficia de las ofertas laborales producto de los distintos comercios, y que ve su participación en ese sistema como una forma de subsistencia. 

El enfrentamiento entre disidentes de las FARC-EP y el Estado Venezolano ha provocado el desplazamiento de más de 3.000 venezolanos en pocos días. Los bombardeos por parte de la Aviación y la confirmación del uso de minas antipersonal en el área por parte de los guerrilleros son las noticias que han llegado estos últimos días. Apure es en este momento, la tierra de todos, y a su vez, la tierra de nadie. 

- El Estado venezolano debe informar sobre las operaciones militares realizadas e identificar oportunamente la identidad de todos los caídos en el conflicto. 

- Se debe permitir a equipos profesionales especiales la limpieza de minas antipersonal en el terreno. 

- Las ONGs en el terreno deben seguir atentas a los procedimientos del Estado Venezolano y también a las acciones emprendidas por los grupos guerrilleros. En este momento la vida de los civiles es lo más importante y también lo más vulnerable. 

Mi solidaridad con todos y todas aquellas que tuvieron que dejarlo todo de un día a otro, con aquellos que se fueron, con aquellos que quedaron en el medio y con aquellos que siguen sin poder salir. 

- Luis Alvarado Bruzual










Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

El Saladillo: Color y Más Color.

El Saladillo es un sector popular de Maracaibo, símbolo regio de la zulianidad. Sus calles y sus casas son una auténtica mezcla de sentimientos y tradiciones. Unos colores vibrantes que se le mete a uno las venas y nunca se le sale del pensamiento. Estas calles han sido fuente de inspiración para numerosos poetas y gaiteros. Su gente está muy conectada con la Virgen de la Chiquinquirá. Fue una de sus habitantes, María Cárdenas, quien se encontró –mientras lavaba en el Lago- una tablita que mostraba lo que parecía ser una imagen religiosa a la que no le tomó importancia hasta que los milagros comenzaron a suceder y, fue así como en El Saladillo comenzó la devoción hacia la Chinita. Este sector data del siglo XVIII y sus casas fueron construidas de tal manera que aguantaran el inclemente sol que hace en estas tierras sin que sus propietarios se achicharraran por el calor en el interior de estas. Construidas frente al lago –en su costa occidental- con calles que conducen

Consecuencias psicosociales de los conflictos

Rosa no ha podido volver a dormir en su cama desde el enfrentamiento entre las Fuerzas del Estado y los grupos del crimen organizado en la comunidad de la Cota 905 en Caracas, Venezuela. Rosa, además, ha estado presentando problemas de presión arterial y dificultad para retomar hábitos de su día a día e incluso socializar con sus vecinos. Rosa es víctima del trastorno de estrés postraumático, al igual que varios habitantes del sector. Durante tres días consecutivos la zona popular de la Cota 905 vivió una escalada de violencia en un conflicto que permanecía latente con escaladas intermitentes cada cierto tiempo. La Operación Gran Cacique Guaicaipuro, nombre que dio el Gobierno al operativo, solo puede ser comparable en la región con la Operación Orión emprendida en el año 2002 por el Gobierno de Colombia en una popular comuna de Medellín para acabar con la presencia de milicias urbanas de grupos guerrilleros. Ambas operaciones cargadas de fuertes prejuicios respecto a las zonas po