Ir al contenido principal

Simón dice: Recuerda

Cuando llegué a Caracas, desde mi pueblo original de residencia, en Septiembre de 2014, la Capital de Venezuela se encontraba recuperando de una jornada intensa de protestas que habían ocurrido a inicios de año. Para el momento en que llegué a Caracas reinaba una especie de normalidad, y posiciones encontradas sobre la justificación de las protestas. Para ese momento, algunos alimentos empezaron a escasear pero nadie imaginó lo que vendría luego.  Mi primera semana de clase en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela en Diciembre de ese año también fue un poco intensa. La universidad se preparaba para elecciones de representantes estudiantiles tanto a nivel federativo como a nivel de facultades y escuelas. Esa primera semana de clases, algunas clases se interrumpían cuando ingresaba algún candidato al salón con autorización del profesor de turno para darnos su discurso y motivar el voto a su favor. En el primer semestre de la carrera no entie

No estamos mal por la pandemia, estábamos mal desde mucho antes.




 La humanidad iba en un tren a toda velocidad hacia un espejismo al que le teníamos varios nombres. “Desarrollo”, “avance”, o “crecimiento”. Hasta que una enfermedad llamada “SARS CoV-2” ocasionó una pandemia. Ese ritmo acelerado que manteníamos antes se detuvo, y en su lugar nos dio la oportunidad de parar para repensar varias cosas.


La realidad es que la pandemia llegó para poner un resaltador en las fallas de la humanidad. Para decir “esto estaba mal, por eso ahora está peor”. Resaltó las desigualdades, las injusticias, la inequidad, el déficit de los sistemas de salud y el extraño orden de nuestras prioridades. El trabajo y la productividad eran más importantes que el bienestar y la salud (mental y física). No estamos mal por la pandemia, estábamos mal desde mucho antes. Estábamos muy ocupados viviendo en una burbuja que ya no existe: Somos humanos, y somos vulnerables.


Hoy encontramos a una sociedad distinta. Descubrimos que nuestros esfuerzos estaban en tratar situaciones y crisis que siempre serán solo eso, espacios temporales: No estábamos trabajando para atender las causas del problema, trabajábamos para atender las consecuencias. Es nuestra responsabilidad cambiar, replantear y evolucionar, para así poder responder a los problemas estructurales y transformar el sistema.


Ahora, ¿qué hacemos para poner el tren en marcha hacia lo que de verdad queremos ser como humanidad?


Debe haber un cambio en la forma en la que hacemos nuestras acciones, trabajamos e invertimos nuestros recursos. Como jóvenes el futuro postpandémico nos pertenece más que a nadie. Debemos descubrir qué tipo de mundo queremos construir para generar una recuperación real posterior al Covid-19, dirigida a atender las raíces de los problemas que nos aquejan.

Es importante visibilizar los esfuerzos de aquellos jóvenes y Organizaciones No Gubernamentales que se han puesto en la primera línea de la pandemia, y que lo están en la reconstrucción de nuestro futuro luego de todo esto.

La Oficina del Secretariado General para la Juventud exploró algunas de las cosas que los jóvenes pueden hacer en respuesta al Covid-19:


1. Seguir las recomendaciones de bioseguridad de la Organización Mu


3. Ser voluntario en tu comunidad apoyando a familiar y vecinos (u Organizaciones No Gubernamentales de tu ciudad)

4. Realizar alguna donación en centros de salud, ropa o a través de Go Found Me

5. Seguir formándote y trabajando por tus metas y objetivos

6. Si puedes hacerlo, vacunarte. Es sumamente importante para seguir adelante frente al Covid-19

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

El Saladillo: Color y Más Color.

El Saladillo es un sector popular de Maracaibo, símbolo regio de la zulianidad. Sus calles y sus casas son una auténtica mezcla de sentimientos y tradiciones. Unos colores vibrantes que se le mete a uno las venas y nunca se le sale del pensamiento. Estas calles han sido fuente de inspiración para numerosos poetas y gaiteros. Su gente está muy conectada con la Virgen de la Chiquinquirá. Fue una de sus habitantes, María Cárdenas, quien se encontró –mientras lavaba en el Lago- una tablita que mostraba lo que parecía ser una imagen religiosa a la que no le tomó importancia hasta que los milagros comenzaron a suceder y, fue así como en El Saladillo comenzó la devoción hacia la Chinita. Este sector data del siglo XVIII y sus casas fueron construidas de tal manera que aguantaran el inclemente sol que hace en estas tierras sin que sus propietarios se achicharraran por el calor en el interior de estas. Construidas frente al lago –en su costa occidental- con calles que conducen

Guía para viajar a El Hatillo: Un pueblo cultural

El pueblo de El Hatillo, que en principio era conocido como “El Jatillo”,   comenzó siendo un lugar de paso para los arrieros que viajaban desde los Valles del Tuy hasta Petare, pero en 1773 Baltazar de León llego de Cádiz para asentarse en un lugar tranquilo, en alguna zona montañosa de Caracas donde descansar después de una vida ajetreada en contra de la Corona  Española y se encontró con El Hatillo. El entusiasmo, liderazgo y las ideas visionarias de Baltazar de León nunca cesaron, su energía lo lleva a constituir una comunidad y en 1776 inaugura la Iglesia de Santa Rosalía de Palermo, actualmente el símbolo cultural más importante de El Hatillo que finalmente es fundado en 1784. El Hatillo es el principal lugar de disfrute y de descanso de los que viven en Caracas debido a la poca distancia. El Hatillo se encuentra ubicado al Sureste de la capital venezolana, y los fines de semana se encuentra repleta de personas que van en búsqueda de un poco de paz. Este pueblo per