Ir al contenido principal

Simón dice: Recuerda

Cuando llegué a Caracas, desde mi pueblo original de residencia, en Septiembre de 2014, la Capital de Venezuela se encontraba recuperando de una jornada intensa de protestas que habían ocurrido a inicios de año. Para el momento en que llegué a Caracas reinaba una especie de normalidad, y posiciones encontradas sobre la justificación de las protestas. Para ese momento, algunos alimentos empezaron a escasear pero nadie imaginó lo que vendría luego.  Mi primera semana de clase en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela en Diciembre de ese año también fue un poco intensa. La universidad se preparaba para elecciones de representantes estudiantiles tanto a nivel federativo como a nivel de facultades y escuelas. Esa primera semana de clases, algunas clases se interrumpían cuando ingresaba algún candidato al salón con autorización del profesor de turno para darnos su discurso y motivar el voto a su favor. En el primer semestre de la carrera no entie

Sobre la búsqueda de mis orígenes

Cuando llegué a Venezuela desde Nepal, lo hice estando bastante enfermo. Mi estadía en Nepal me había activado varios virus que desconocía hasta ese momento. Estuve en varias consultas médicas con distintas especialidades tratando de buscar un diagnóstico, y con cada uno de los médicos que visitaba se abría una nueva historia clínica, que implica en primer lugar la búsqueda de antecedentes de cualquier tipo de  patología. Todo iba bien con los antecedentes maternos, tenía toda la información que me solicitaban: antecedentes de diabetes, hipertensión, cáncer, etc. Pero cuando implicaba dar información sobre mi papá, solo se oía el silencio. A ver, conozco a mi papá, crecí con él, tengo la fortuna de tenerlo aún conmigo, tiene más de 35 años de casado con mi mamá, somos cercanos, pero él siempre ha sido un hombre sano, o al menos eso creemos todos.

A mi papá no le gustan los hospitales ni nada de lo que tenga que ver con chequeos médicos, de mi papá desconozco hasta el tipo de sangre. Además de eso, mi papá no acostumbra a hablar mucho de sus padres y abuelos, aunque manejo información básica, desconozco mayores detalles como para responder una encuesta médica. 

Así que mi situación de salud fue mi impulso para querer saber más de mi, mis orígenes y de donde vengo: Conocer las fuentes del producto que soy. 

En la estación de buses de Selcuk, Turquía, conocí a Thomas, un señor de 53 años, empresario exitoso oriundo de Estados Unidos, quién estaba viajando solo alrededor de Medio Oriente y el Caúcaso, en búsqueda de un significado de vida y de descubrir quién era. Nos conocimos justo de camino a Denizli, y eramos los únicos dos extranjeros en el bus así que facilitó la conversación. Para hacerles el cuento corto, Thomas me contó que en su adolescencia descubrió que era adoptado, de hecho había sido abandonado por su familia y entregado a una pareja de migrantes mexicanos en un estado del Sur de Estados Unidos, donde creció. Ya de adulto, habría emprendido una búsqueda de su madre y padre biológicos, había tomado pruebas de ADN en un registro que se asegura de conseguir a tus parientes a partir de similitudes en el ADN, pero hasta el momento no había tenido resultados positivos. A la mañana siguiente el seguiría camino al Sur, mientras que yo seguiría hacia el Este. Antes de irse fue a tocar la puerta de mi habitación para contarme que había recibido una notificación del sistema de registro del ADN para indicarle que habían encontrado a una aparente prima de él, quién también se había realizado la prueba de ADN y había entrado en el sistema con lo cual la plataforma pudo hacer el emparejamiento. 

Les cuento la historia de Thomas, porque recuerdo que su cara de alegría al recibir la notificación de la plataforma y la pasión con la que hablaba la noche anterior de su trabajo personal, me hizo caer en cuenta en varias cosas: 

- Todos tenemos una necesidad de saber quiénes somos, de definir nuestra propia identidad y de ser reconocidos por ello. 

- El autodescubrimiento no es algo que ocurre a una edad determinada y, 

- El autodescubrimiento no es una fase biológica de la vida, eso quiere decir que no pasa porque debe pasar. Ocurre si estás dispuesto a escuchar las señales, a pausar e iniciar este proceso. 

Hace un tiempo vi la serie Sense 8 en Netflix por recomendación de una amiga, si no la conocen, les invito a que le echen un ojo, pero les dejo por acá un fragmento de un capítulo que me gusta mucho sobre la identidad: (4) SENSE8 - ¿QUIÉN SOY?- Español - YouTube 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Proceso de Elaboración del Queso Guayanés

Datos históricos señalan que la elaboración de quesos en territorio venezolano comenzó en el siglo XV, cuando la actividad agropecuaria era la más importante en nuestro país. Muchos quesos pueden considerarse como ‘nacidos en Venezuela’ como el queso telita, de mano, de siquire, el de cartera, palmizulia, el guayanés y muchos otros. Un venezolano te conoce la diferencia entre un telita, uno de mano y el guayanés con solo probarlo, los quesos artesanales se hacen por todo el territorio nacional y estos son los más consumidos en la dieta del venezolano. Nada mejor que despertarse por la mañana y desayunar con una arepa rellena de queso guayanés, un poco de aguacate y un guayoyo de acompañante, inevitablemente el queso ya forma parte de la tradición venezolana. Para que el queso llegue a la mesa y acompañe a una arepa recién hecha tiene que pasar por distintos procesos biológicos y de cocción, además de que lleva consigo un arduo trabajo. Todo el proceso empieza en una finca

El Saladillo: Color y Más Color.

El Saladillo es un sector popular de Maracaibo, símbolo regio de la zulianidad. Sus calles y sus casas son una auténtica mezcla de sentimientos y tradiciones. Unos colores vibrantes que se le mete a uno las venas y nunca se le sale del pensamiento. Estas calles han sido fuente de inspiración para numerosos poetas y gaiteros. Su gente está muy conectada con la Virgen de la Chiquinquirá. Fue una de sus habitantes, María Cárdenas, quien se encontró –mientras lavaba en el Lago- una tablita que mostraba lo que parecía ser una imagen religiosa a la que no le tomó importancia hasta que los milagros comenzaron a suceder y, fue así como en El Saladillo comenzó la devoción hacia la Chinita. Este sector data del siglo XVIII y sus casas fueron construidas de tal manera que aguantaran el inclemente sol que hace en estas tierras sin que sus propietarios se achicharraran por el calor en el interior de estas. Construidas frente al lago –en su costa occidental- con calles que conducen

Guía para viajar a El Hatillo: Un pueblo cultural

El pueblo de El Hatillo, que en principio era conocido como “El Jatillo”,   comenzó siendo un lugar de paso para los arrieros que viajaban desde los Valles del Tuy hasta Petare, pero en 1773 Baltazar de León llego de Cádiz para asentarse en un lugar tranquilo, en alguna zona montañosa de Caracas donde descansar después de una vida ajetreada en contra de la Corona  Española y se encontró con El Hatillo. El entusiasmo, liderazgo y las ideas visionarias de Baltazar de León nunca cesaron, su energía lo lleva a constituir una comunidad y en 1776 inaugura la Iglesia de Santa Rosalía de Palermo, actualmente el símbolo cultural más importante de El Hatillo que finalmente es fundado en 1784. El Hatillo es el principal lugar de disfrute y de descanso de los que viven en Caracas debido a la poca distancia. El Hatillo se encuentra ubicado al Sureste de la capital venezolana, y los fines de semana se encuentra repleta de personas que van en búsqueda de un poco de paz. Este pueblo per